Aprovechando un evento en Las Rozas de Madrid con la prensa española, Continental mostró uno de los primeros prototipos de neumáticos producidos con Taraxagum, un compuesto de caucho natural proveniente de la planta denominada Diente de León.

Hasta ahora la producción de neumáticos contaba con una materia prima principal, el caucho natural, que tiene propiedades únicas para la fabricación de neumáticos. El caucho se obtiene de monocultivos del árbol del caucho, una especie que crece sólo en áreas subtropicales, es decir a más/menos 30 grados norte y sur del ecuador. Esto limita las posibilidades para encontrar ubicaciones para estas plantaciones, necesitan muchos años para el crecimiento de los árboles y eleva los costes logísticos.

Continental trabaja con la planta Diente de León Ruso para sustituir el caucho natural como componente de sus neumáticos. El Diente de León puede crecer en climas muy variados y las áreas de cultivo potenciales cubren una amplia superficie distribuida por todo el mundo. Esto permitiría ampliar el número de plantaciones y acercarlas a las plantas de fabricación, lo que reduciría los costes logísticos.

Continental colabora en el proyecto RUBIN junto con el Instituto Fraunhofer de Biología Molecular y Ecología Aplicada (IME), el Julius Kühn Institute y la planta de cultivo Aeskulap. El objetivo de este proyecto es conseguir cultivar Diente de León con un alto rendimiento basado en el Diente de León Ruso, que es el que presenta las mejores cualidades para la fabricación de neumáticos.

El proyecto RUBIN fue galardonado en 2014 con el premio GreenTecAward en la categoría de Automovilidad. Continental ya ha producido en edición limitada el neumático WinterContact TS 850 P, el primer neumático con banda de rodadura fabricada con Taraxagum, caucho de Diente de León. Por el momento son prototipos en fase de pruebas y su producción en serie está prevista en un plazo entre 5 y 10 años.