Según un estudio realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) en el que se han valorado 28 de los vehículos más vendidos en España, el mito de que el coste de mantenimiento de un coche premium es mucho más elevado que uno de gama de media se ha desmontado.

Para la realización del estudio se han tenido en cuenta aspectos como el carácter oficial de los talleres a los que se lleva el vehículo, las tarifas en concepto de mano de obra o la cantidad de horas necesarias para cada operación.

El resultado es que lo barato a veces sale más caro. La OCU fija el precio medio del total de revisiones recomendadas para los primeros 100.000 kilómetros en 978 euros cuando se acude a talleres oficiales, y el tiempo medio empleado para cada revisión de mantenimiento es de una hora y diez minutos, siendo el precio medio de una hora de mano de obra en un taller oficial de 69 euros.

La OCU ha elaborado un ránking en el que se recogen los datos del número total de revisiones que debe pasar cada uno de los 28 modelos populares escogidos y el coste que eso conlleva, destacando por encima del resto un caso: el Dacia Duster 1.5 CRDI (disponible desde 10.900 euros), cuyo coste de mantenimiento se fija en torno a los 1.350 euros, un desembolso mayor de lo que suponen modelos premium como el BMW Serie 3 320 D ED o berlinas un escalafón por encima en calidad como el Volkswagen Passat1.4 TSI.

El precio del mantenimiento varía mucho también teniendo en cuenta el segmento al que pertenezca el vehículo.

• Utilitarios: En este segmento vemos las diferencias más grandes. El mantenimiento de un Volkswagen Polo 1.4 TDI no sólo sale por el doble que el de un Opel Corsa 1.3 CDTI, sino que además está por encima de la media total de todos los coches, sin distinción de categorías.

• Compactos: También encontramos grandes diferencias. Los precios de materiales y consumibles para un Volkswagen Golf duplican los precios del Ford Focus y poco les falta para doblar los de un Peugeor 308.

• Berlinas: Suele tratarse de coches de alta gama, con lo cual las revisiones suelen resultar costosas en casi todos los casos, pero se puede llegar a ahorrar hasta un 51% si se lleva, por ejemplo, un Audi A4 a un taller independiente en lugar de a uno oficial.

• SUV compactos: Este tipo de vehículos depara sorpresas dignas de mención, siendo 214 euros más caro mantener durante 100.000 kms un Dacia Duster que un VW Tiguan y nada menos que 708 más que un Nissan Qashqai.

Para el estudio también se analizarón el precio de los repuestos, eligiendo tres repuestos que, por su desgaste, es habitual que sean reemplazados: pastillas de freno (de un eje), dos amortiguadores y el embrague. El coste de las piezas pesa de por sí en la factura, pero los tiempos de reparación y los precios de la mano de obra cambian exageradamente de un modelo a otro:

• Sustituir un par de pastillas de freno varía entre 80 euros si es un Dacia Sandero 1.5 DCi y 216 euros en el caso de un BMW D ED, siendo el precio medio de 141 euros. Mientras en el primer caso lleva 30 minutos de trabajo, en el segundo supondrá tres cuartos de hora.

• Cambiar de amortiguadores tiene un precio medio de 404 euros, con un desembolso mínimo de 236 euros que desembolsaríamos en el caso de un Dacia Sandero 1.5 DCi y un máximo de 884 euros para un Mercedes C220. El segundo llevará 2 horas más en mano de obra.

• Un cambio de embrague tiene un precio tiene un precio medio de 727 euros, 431 euros en el caso de un Kia Sportage 1,6 Gdi y 1.145 euros si es un Audi A4 2.0. Además, los tiempos necesarios en mano de obra en el segundo caso superan en 5 horas los del primero.