La semana en la que ha dado comienzo la implantación voluntaria del etiquetado de neumáticos en Europa, Arthur de Bok, presidente de Goodyear Dunlop para EMEA da la bienvenida a la nueva legislación pero sin olvidarse de sus limitaciones. "La nueva etiqueta europea es una gran noticia pero, francamente, creemos que son necesarios evaluar más de tres parámetros en los neumáticos" ha declarado Arthur de Bok.

De Bok explicó en un Congreso celebrado en Holanda ante más de 300 expertos de la industria del motor que la compañía ha dado su visto bueno, desde el principio, a la introducción de la etiqueta europea de neumáticos que los evalúa a partir de tres criterios: resistencia a la rodadura, agarre sobre mojado y nivel de ruido.

"Desde Goodyear Dunlop damos la bienvenida a la llegada de la etiqueta europea de neumáticos, ya que ayudará a los consumidores a tomar decisiones mejor informadas en la compra de sus neumáticos, en base a unos indicadores que les guiarán hacia neumáticos más seguros y respetuosos con el medio ambiente. Desde que se anunció la introducción de la normativa hemos informado y formado sobre el significado del etiquetado a cientos de miles de personas relacionadas con el sector por toda Europa. Goodyear Dunlop continuará apoyando la etiqueta europea del neumático y trabajando en informar y proporcionar recursos para formar a consumidores, propietarios de las flotas y compradores de neumáticos profesionales".

Pero Arthur De Bok quiso destacar, durante su encuentro con los expertos, la importancia de las limitaciones de la etiqueta europea: "La etiqueta europea de neumáticos no aporta todo lo necesario sobre el rendimiento de los neumáticos o su respuesta respecto al medio ambiente. Hay otros criterios relacionados con la seguridad que no están incluidos en la etiqueta como resistencia al aquaplaning, manejabilidad en mojado, frenada en seco y tracción".

"Goodyear Dunlop analiza 50 criterios de rendimiento y realiza pruebas independientes con clubs y revistas especializadas que analizan hasta 15 criterios, mientras que con la etiqueta europea se analizan solo tres. Además no está pensada para productos diseñados con un propósito especifico como es el caso de los neumáticos de invierno, que son creados para rendir bajo condiciones particulares de invierno a bajas temperaturas".