La planta de tratamiento y valorización de neumáticos, que la empresa Racso Soluciones S. L. tiene previsto abrir el próximo verano en Lalín (Pontevedra), peligra tras el informe desfavorable hecho público por el consistorio lalinense, que se ha posicionado en contra de la ubicación elegida por la empresa Racso.

El grupo de gobierno del municipio de Lalín alega en un comunicado que su decisión en contra de la planta es debida a las “dudas medioambientales” que suscita la instalación de esta industria en la “localización planteada”, a lo que se sumaría la “importante preocupación vecinal”, según informa el Faro de Vigo. Subraya también que el Concello ha demostrado ser absolutamente escrupuloso en todo tipo de temas relacionados con el medio ambiente, además de velar de manera primordial por su protección “y por los intereses y preocupaciones de los vecinos, independientemente de otro tipo de interés”.

Por todas estas razones, continua el comunicado, y en vista de que a día de hoy la documentación e información existente “no despeja por completo las dudas” sobre los posibles efectos que pueda tener esta actividad industrial sobre el medio ambiente y, concretamente, sobre el entorno más próximo del polígono de Botos, se considera que la ubicación elegida por la empresa “puede ser no la más adecuada desde el punto de vista ambiental para albergar este tipo de proceso industrial”.

El principal factor de riesgo tiene que ver con la cercanía al núcleo de población y el consecuente riesgo ambiental para la población en caso de producirse un incendio en las instalaciones. Asimismo, el gobierno añade que será absolutamente garantista con respecto a este asunto, motivo por el que le fue requerido a la Xunta, como Administración competente, que despeje cualquier tipo de cuestión sobre posibles efectos sobre el medio ambiente de esta actividad.