Goodyear presenta siete sencillos consejos que harán que los neumáticos duren más, y gracias a los que se consumirán menos recursos naturales y se generarán menos desechos. Una gran noticia para el medio ambiente y para los bolsillos de los conductores.

  1. Comprobar las presiones de los neumáticos. Los neumáticos pierden presión con el tiempo y un inflado insuficiente puede dañarlos. La presión de los neumáticos debería ser comprobada al menos una vez al mes y siempre antes de los viajes con carga completa. Aunque ahora muchos vehículos están equipados con sistemas electrónicos de control de la presión de los neumáticos (TPMS), la presión de los neumáticos también debe ser controlada manualmente con un manómetro. Generalmente, los valores de presión se encuentran en el manual de un vehículo en base al nivel de carga y velocidad, aunque también están moldeadas en la pared lateral del neumático.
  2. Inspeccionar la banda de rodadura del neumático. Una simple verificación visual de la banda de rodadura de los neumáticos periódicamente, igual que la presión, garantiza que los neumáticos están en las mejores condiciones. Solo hay que mirar los nervios entre las bandas, así como el centro o los bordes exteriores para detectar signos evidentes de desgaste o cualquier objeto que haya podido quedar incrustado.
  3. Rotar los neumáticos. Normalmente, los neumáticos instalados en el eje delantero de un vehículo se desgastan de manera diferente a los de la parte trasera, pero al cambiar su posición, de adelante hacia atrás y viceversa, se puede optimizar la vida útil de los neumáticos. Aunque es algo que no es válido para todos los vehículos, rotar los neumáticos es una forma de alargar la vida útil de los neumáticos. Los periodos de rotación varían, pero si conduces con frecuencia a alta velocidad o realizas viajes largos o con la carga completa, es recomendable hacer rotaciones más regulares. Si ves un desgaste desigual de la banda de rodadura del neumático, también puede indicar la necesidad de rotación.
  4. Equilibrar y alinear los neumáticos. Si al comprobar el desgaste de los neumáticos se comprueba que el desgaste es desigual, también puede indicar problemas más graves de alineación de las ruedas o de equilibrio de los neumáticos. Una alineación correcta de las ruedas hace que los neumáticos duren más. Si el vehículo se desplaza hacia cualquier lado o si el volante no está centrado al conducir en línea recta o vibra, son señales de que se debe revisar el vehículo acudiendo a un taller especialista. Además, el desgaste desigual de los neumáticos, si no se corrige, pondrá en peligro también la efectividad de los mismos.
  5. Comprar neumáticos que lleven más lejos. Los neumáticos correctos con tecnología más moderna pueden llevarte más lejos y durar más. Por ejemplo, los nuevos neumáticos Goodyear EfficientGrip Performance 2 tienen un rendimiento mejorado, pero a la vez ayudan al medio ambiente al durar más. El Efficient Grip Performance 2 ofrece al menos un 20% más de vida útil que el siguiente mejor competidor probado, lo que se traduce en una vida útil más larga y en costes reducidos.
  6. Mejorar los hábitos de conducción. Los buenos hábitos de conducción también reducen la necesidad de comprar neumáticos nuevos con frecuencia. Un estilo de conducción suave y cuidadoso, evitando las imperfecciones de la carretera, beneficiará la vida útil de los neumáticos y garantizará que den su mejor rendimiento. Al contrario, la aceleración y el frenado bruscos o la conducción agresiva sobre baches y grietas dañarán los neumáticos.
  7. Reciclar o reutilizar. En Europa, cada año, se recogen más de 3 millones de toneladas de neumáticos al final de su vida útil para reciclarlos o reutilizarlos. Entonces, en el momento que los neumáticos ya no se pueden utilizar y se necesiten otros nuevos, el conductor puede deshacerse de los viejos de manera responsable, para poder darles así la oportunidad de una segunda vida y contribuir a la economía circular.