Hankook figura en el índice mundial de sostenibilidad Dow Jones (DJSI) por quinto año consecutivo. El DJSI hace un seguimiento del rendimiento de las acciones de las principales empresas del mundo en términos de criterios económicos, ambientales y sociales para evaluar su sostenibilidad. El DJSI World está compuesto por líderes corporativos en sostenibilidad global y representa al 10% de las 2.500 empresas más grandes en el S&P Global Broad Market Index, basado en factores económicos y ASG (Ambiental, Social y de Gobernanza empresarial) a largo plazo.

La lista del DJSI World de este año incluía 323 empresas, que representan el 12,7 % de las 2.540 mayores corporaciones mundiales. Aparecen 17 empresas coreanas, siendo Hankook la única con sede en Asia de la industria de suministros para automóviles.

Este año, el DJSI World reconoce la excelencia de Hankook en las áreas de contribución social y gestión de la cadena de suministro. El fabricante ha creado siete comités especializados en RSE para compartir su visión de la sostenibilidad con todos los empleados, con el fin de mejorar sus iniciativas de RSE a nivel de toda la empresa. Además, Hankook alienta a cada comité a que colabore con las diversas partes interesadas para llevar a cabo actividades de RSE que puedan tener un impacto significativo en la sociedad.

Uno de los proyectos de RSE puestos en marcha por Hankook tiene por objeto proteger las especies en peligro de extinción en la provincia de Daejeon (sede de la I+D y la producción en Corea), apoyando la gestión de la biodiversidad y la recuperación del ecosistema. El fabricante de neumáticos también demuestra su compromiso de apoyar a las comunidades locales proporcionando vivienda y apoyo social a las familias vulnerables.

En 2018, Hankook adoptó políticas específicas para asegurar la sostenibilidad económica, ambiental y social en la cadena de valor del caucho natural. La empresa trabaja en estrecha colaboración con las partes interesadas a lo largo de la cadena de suministro para mejorar las condiciones de vida y de trabajo de los agricultores. Además, garantiza la productividad y la calidad del caucho natural para impulsar el progreso hacia los derechos humanos y la protección del medio ambiente, así como para mejorar la transparencia.