La unión entre Goodyear y Brabham Automotive coincide con el regreso de la icónica marca a la competición. El Brabham BT62 debutará en Brands Hatch los días 9 y 10 de noviembre en la carrera del Britcar ‘Into the Night’, evento similar a las 24 Horas de Le Mans y a las carreras de resistencia en general.

El trabajo conjunto que han llevado a cabo Goodyear y Brabham reaviva una asociación histórica entre las dos compañías, durante la cual obtuvieron 26 victorias en Grandes Premios de Fórmula 1. Jack Brabham ganó el Campeonato Mundial de F1 de 1966 con un Brabham-Repco calzado con Goodyear, el icónico BT19. Este fue un momento histórico, ya que marcó el primer título, que nunca se repetiría, para un piloto en un monoplaza de su propia construcción y con su propio nombre.

Denny Hulme continuó ese éxito consiguiendo campeonatos consecutivos para Brabham y Goodyear en 1967, antes de que las estrellas de Brabham como Carlos Reutemann, Niki Lauda y Carlos Pace llevaran la icónica gorra Goodyear al escalón más alto del podio en los años setenta. En 1981, Nelson Piquet consiguió el Campeonato del Mundo en la última carrera en Las Vegas después de cambiar los neumáticos de su Brabham a neumáticos Goodyear a mitad de temporada.

goodyear brabham 2

A la cabeza del retorno de la historia entre Brabham y Goodyear está el Brabham BT62, un coche de competición sin restricciones con una producción limitada a 70 unidades. Con un peso de 972 kg (en seco) y con 700 CV de su motor V8 de 5,4 litros, ya ha batido récords de vuelta rápida en la clase GT3. Con más de 1.200 kgs de carga aerodinámica, un programa de desarrollo de neumáticos derivado de las competiciones automovilísticas es crucial, ya que Brabham sigue teniendo un enfoque basado en las prestaciones tanto de circuito como de carretera.

Además de suministrar neumáticos Goodyear Racing para el BT62 destinado a las carreras, el coche también está disponible con la opción de conversión legal para la carretera, que montará neumáticos de la gama Goodyear Eagle F1 SuperSport presentada a principios de este año. Estos combinan la experiencia en competición de Goodyear y la galardonada tecnología de los neumáticos de carretera para proporcionar un agarre y una manejabilidad superiores.

El rendimiento de la gama Goodyear Eagle F1 SuperSport ha sido mejorado mediante el uso de un compuesto de alta fricción derivado del automovilismo de competición, que proporciona mejor agarre lateral y una mayor tracción. Esta tecnología de compuestos está estrechamente relacionada con los neumáticos del Campeonato Mundial de Resistencia FIA (WEC) de Goodyear que serán utilizados en la temporada 2019/20, comenzando en Silverstone el 1 de septiembre. La versión sólo para pista del BT62 estará equipada con neumáticos Goodyear Racing similares a los del WEC.