La Alfa Romeo Driving Academy en un acontecimiento que se desarrolla en la pista de pruebas de Balocco, propiedad del grupo FCA, y que busca revelar las claves de la dinámica avanzada de cada vehículo de la firma del biscione. Con ello se abre un nuevo capítulo en la histórica colaboración entre ambas marcas, y abunda, mediante pruebas en pista cerrada, los detalles técnicos (desde la suspensión a los neumáticos) que explican cómo la nueva generación de Alfa Romeo ha devuelto a la marca a su lugar en la cima del segmento Premium.

La longeva relación entre las dos compañías milanesas, Alfa Romeo y Pirelli, ha estado marcada por historias de éxito, victorias, coches y personas. Pirelli introdujo los neumáticos con marcaje ‘AR’ en 2014 para distinguir a las cubiertas desarrolladas específicamente para Alfa del resto. En total, se han sellado 43 homologaciones Pirelli para Alfa Romeo y 33 marcajes, que son el resultado del desarrollo paralelo entre el coche y sus futuros neumáticos.

Todos los modelos de la gama actual de Alfa Romeo –y aquí se incluyen tanto los iconos actuales como los referentes del pasado más reciente, caso del 8C Competizione– cuenta con un Pirelli desarrollado a medida junto a los ingenieros de Alfa. La gama Quadrifoglio –que incluye el Giulia y el Stelvio– utiliza Pirelli P Zero en exclusiva como equipo original.

Al igual que en las pistas de test de Pirelli, el centro de pruebas de Balocco –contruido por Alfa Romeo a inicio de los años setenta e incorporado al grupo FCA– ha sido uno de los laboratorios de desarrollo de los coches de la marca y sus neumáticos. Para Pirelli, esto significa el retorno a un lugar habitual, aunque en este caso como partner técnico de la Alfa Romeo Driving Academy.