Las balizas separadoras para carril de bicicleta fabricadas con neumáticos fuera de uso, facilitan la circulación responsable y aumentan la seguridad vial, según informa Tratamiento Neumáticos Usados, S.L. (TNU), el Sistema Integrado de Gestión de neumáticos Fuera de Uso, en su campaña de información y concienciación sobre el reciclaje y tratamiento de los neumáticos usados. Bajo el título "¿Sabías qué…?".

Las balizas separadoras para carril de bicicleta marcan una separación física y visual entre el carril bici y la calzada. Es una barrera de goma reciclada absorbe impactos, que aporta más seguridad a los ciclistas, alertando y evitando que los vehículos invadan su carril.

Para fabricar una baliza, se utiliza un neumático fuera de uso, reduciendo la huella de carbono en 33 kg de emisiones de CO2 y se ahorra 11 litros de petróleo. Es un nuevo uso para los neumáticos usados, y una gran idea para seguir reciclándolos, apostando por la sostenibilidad y el respeto al medio ambiente.

Bajo el título "¿Sabías qué…?" TNU pone en conocimiento del gran público todo aquello que hay detrás del proceso de reciclado de los neumáticos y como se transforman en las muy diversas aplicaciones que tienen en nuestra vida diaria. A través de sencillas equivalencias, TNU muestra de forma didáctica y directa que se hace con ellos una vez quedan fuera de uso y en qué son reciclados, como por ejemplo césped artificial, pistas de atletismo, losetas, carreteras más seguras con base de goma, etc. o lo más ecológico, reciclarlos en nuevos neumáticos.

Además también hace hincapié en las ventajas medioambientales que representa darles una segunda vida, tanto en ahorro de emisiones de CO2 a la atmósfera como consumo de petróleo.