La inminente llegada del Puente de la Constitución y la fuerte bajada de temperaturas en toda España, revisar el automóvil y más concretamente los neumáticos se hace imprescindible, recuerda la red Midas. Sin duda, con las primeras lluvias y la formación de hielo en las carreteras, las ruedas del vehículo deben contar con los mejores elementos de seguridad para afrontar la conducción a bajas temperaturas meteorológicas en el otoño e invierno.

Midas nos recuerda algunos consejos útiles para una conducción segura y estado óptimo de los neumáticos en estas fechas del año:

- Reducir la velocidad. Con condiciones meteorológicas adversas como la lluvia, hielo o la nieve, la conducción se hace más insegura, por lo que conviene que la forma en la que conducimos se adapte a estos factores medioambientales. Algunos de los hábitos que se deben tener en cuenta son reducir la velocidad y aumentar la distancia con los vehículos que tengamos delante en la carretera, con el objetivo de evitar frenazos que pueden derivar en accidentes.

- Profundidad de los neumáticos. Las ruedas del vehículo son la superficie de agarre de nuestro coche a la carretera, y en condiciones de lluvia o de placas de hielo, unos neumáticos en mal estado pueden marcar la diferencia y provocar un accidente. Conviene revisar periódicamente el estado de las ruedas del automóvil para verificar que el dibujo de los neumáticos cuenta con una profundidad mayor a 1,6 mm. Para asegurar una conducción segura al volante, conviene recordar que la vida de los neumáticos no debe superar los tres o cuatros años, en función del uso que se haga del vehículo.

- Neumáticos de invierno. Dependiendo de la zona de la geografía española donde las temperaturas bajan mucho durante esta estación del año, los neumáticos de invierno pueden ser la mejor alternativa al uso de las tradicionales cadenas para garantizar la máxima seguridad al conductor. Los neumáticos de invierno, indicados para temperaturas inferiores a 7ºC, permiten una mejor sujeción tanto en suelos o nieve como en superficies secas a bajas temperaturas. Con el uso de los neumáticos de invierno reduciremos además el peligroso fenómeno del aquaplaning.

- Aprovisionamiento del coche. En ocasiones es necesario tener en cuenta algunos hábitos en caso de conducir bajo fenómenos como la nieve o heladas, que pueden derivar en un hipotético temporal. Alguno de los consejos a tener en cuenta es el de llevar el tanque de gasolina lo más lleno posible para evitar estar sin la calefacción encendida en caso de tener que parar nuestra conducción. Otro de los consejos es asegurar antes del trayecto de que el teléfono móvil cuenta con suficiente batería o tener un cargador para el automóvil, así como contar con provisiones de agua, algo de comida o incluso una manta en el maletero para estar preparados en caso de una larga parada provocada por las condiciones meteorológicas.