La tensión sube en la fase final del DTM, el Campeonato Alemán de Turismos. Este fin de semana, el legendario circuito de Nürburgring acogerá la séptima carrera de la temporada y los pilotos deberán completar un total de 49 vueltas al trazado.

La combinación entre curvas lentas y rápidas garantiza la emoción en el corto circuito alemán (3,629 km.). Equipos y pilotos deberán encontrar el mejor equilibrio en unos vehículos capaces de alcanzar velocidades superiores a los 250 km/h.

Sin duda, un circuito tan técnico requiere de unas cubiertas que ofrezcan las mejores prestaciones, como es el caso de los neumáticos de competición de Hankook, que sobresalen por su excepcional tracción.

El tiempo, además, volverá a tomar un papel determinante en la carrera, con la lluvia como principal protagonista, pues un asfalto húmedo precisa de la mejor habilidad en la conducción. Todo ello hace que elección de los neumáticos "pueda ser la clave del éxito".