Michelin presentó durante el Salón del Automóvil de París - ya lo había hecho en Estados Unidos a principios de año - la tecnología EverGrip, capaz de autoregenerar la banda de rodadura, manteniendo la adherencia en mojado aunque el neumático esté desgastado.

EverGrip se aplica al neumático Premier A/S, destinado al mercado americano, pero se irá adaptando y modificando para su uso en otros mercados. Esta tecnología combina tres dispositivos. El primero es el de surcos invisibles que aparecen conforme el neumático se va desgastando. Situados a lo largo del hombro del neumático, estos surcos surgen según el desgaste y son más de 150 ranuras adicionales las que contribuyen a eliminar el agua y a mantener la adherencia del neumático durante todo su uso.

El segundo es un compuesto de goma único que refuerza la adherencia especialmente en mojado y el tercero son ranuras de evacuación del agua extensibles que se van ensanchando con el paso del tiempo. En la mayoría de las cubiertas, cuanto más se reduce la profundidad de las ranuras de evacuación de lluvia, menos agua evacúa el neumático, pero en la tecnología de Michelin se produce el caso inverso.