Michelin marcó, mediante el piloto Lord Drayson, un nuevo récord de velocidad para un vehículo eléctrico en categoría de menos de 1.000 kilos. Tras dos tentativas, la nueva marca mundial quedó establecida en 333,23 km/h.

Los neumáticos Michelin Endurance LM P1 permitieron al prototipo del equipo Drayson Racing conseguir un nuevo récord de velocidad terrestre para un coche eléctrico.

Indicar que estas cubiertas son las mismas que, durante el pasado fin de semana, contribuyeron al éxito de Audi en la 90ª edición de las 24 Horas de Le Mans, con la segunda victoria de un vehículo híbrido.

El prototipo eléctrico para Le Mans, Drayson B12 69/EV, destrozó el anterior récord de 285,6 km/h, en vigor durante casi 40 años, mejorando la plusmarca en 47,654 km/h. Esta exitosa tentativa tuvo lugar en el aeródromo inglés de Elvington, situado en las cercanías de York.

Los Michelin empleados están diseñados específicamente para altas velocidades en carreras de resistencia y se han desarrollado en colaboración con los mejores equipos del Campeonato del Mundo Endurance.