Michelin presentó en la pasada feria IAA de Frankfurt el dispositivo Michelin Safe-&-Drive, una solución de movilidad conectada para permitir a los automovilistas europeos beneficiarse de más seguridad y servicios, enriqueciendo así sus viajes diarios.

Michelin Safe-&-Drive está compuesto, por una parte, por un dispositivo inteligente de detección de colisiones por medio de sensores de aceleración y, por otra, por una aplicación multitarea conectada a una plataforma de asistencia de Michelin. Este paquete ofrece varios servicios de seguridad y movilidad, incluyendo: Un servicio de llamada de emergencia automático o manual, lo que permite el envío inmediato de los servicios de rescate en caso de accidente o emergencia médica; Asistencia personalizada por teléfono o chat: indicación de la gasolinera o del aparcamiento más cercano, información sobre tráfico, previsión meteorológica, asesoramiento y reservas de restaurantes...; la función ”Encontrar mi coche”, que registra la última posición del vehículo cuando el teléfono y el periférico se desconectan y guía hasta localizarlo; asistencia telefónica en caso de necesidad de informaciones y cuestiones técnicas, especialmente relacionadas con los neumáticos.

Michelin Safe-&-Drive también ofrece a los usuarios acceso a numerosos servicios que les acompañarán en todos sus viajes por Europa, siete días a la semana y 24 horas al día. Para activarlo simplemente, hay que conectar el dispositivo al encendedor del coche, luego descargar la aplicación Michelin Safe-&-Drive y activar su cuenta. La aplicación se conectará automáticamente al dispositivo por bluetooth. Desde ese momento, todos los servicios estarán activos.

La aplicación Michelin Safe-&-Drive es gratuita y está disponible para Android e iOS. Michelin Safe-&-Drive funciona con cualquier coche que cuente con un enchufe de 12 voltios (encendedor) y pueda conectarse a un smartphone Android o iOS.

El dispositivo está equipado con sensores tridimensionales de aceleración capaces de detectar cambios bruscos de velocidad del vehículo. Una vez que el dispositivo se conecta al coche, detecta cualquier colisión y utiliza un algoritmo integrado para determinar la gravedad del accidente. El dispositivo transmite los datos de colisión a través de bluetooth a la aplicación Michelin Safe-&-Drive del teléfono, que los transfiere al centro de llamadas de emergencia Michelin con la ubicación GPS. La aplicación contacta automáticamente con un asistente de Michelin, quien recopila y verifica toda la información necesaria que ayudará a los servicios locales de emergencia a determinar el tipo apropiado de asistencia (policía, ambulancia, bomberos). Si el teléfono no responde, el rescate se envía automáticamente.