Los nuevos neumáticos Michelin con tecnología radial NZG (Near Zero Growth) serán los encargados, a partir de julio de 2016, de permitir el despegue y aterrizaje del Boeing 777-300ER (Extended Range), 777-200LR (Long Range) y 777 Cargo, al convertirse el fabricante galo de neumáticos en el proveedor único de neumáticos para el tren de aterrizaje principal de estos aviones.

La homologación de Michelin para los Boeing 777-300ER, un avión para largas distancias con capacidad para 400 pasajeros en vuelos con una distancia máxima de 7.370 millas naúticas (es decir, 13.650 km), es parte de una estrategia de colaboración a largo plazo entre ambas compañías internacionales. En abril de 2015, Michelin fue reconocido por Boeing con el premio al proveedor del año. Los neumáticos con tecnología radial de Michelin equipan a la mayor parte de la flota de Boeing, tanto los 737, 747, 787 y 777, como varios aviones militares.

Los neumáticos radiales de Michelin que incorporan la tecnología NZG están diseñados para reducir el coste total de uso, prolongar la duración y proporcionar la máxima seguridad. El nuevo neumático Michelin Air X NZG combina tres grandes ventajas que han motivado la homologación: menor peso, lo que permite ahorros de carburante; una significativa mejora de la resistencia al desgaste, con un 15 % más de aterrizajes en comparación con los neumáticos radiales estándar de nailon; una elevada fiabilidad, especialmente gracias al reforzamiento de la resistencia a los daños provocados por cuerpos extraños, lo que supone una disminución de las operaciones imprevistas de mantenimiento.

Los neumáticos se fabricarán en la factoría Michelin de Bourges (Francia), importante centro de producción a nivel mundial de neumáticos radiales para el sector de la aviación.