Como parte del Plan de Acción 2016 de la Estrategia Navarra de Seguridad Vial, La Policía Foral, la Guardia Civil y los policías locales de Navarra están realizando una campaña especial de tráfico para controlar el estado de los neumáticos y del alumbrado de los vehículos, que dura desde el pasado lunes 7 de noviembre hasta el domingo 13.

Los controles son realizados tanto en vías urbanas como interurbanas. Recuerdan desde el gobierno navarro que la profundidad mínima en las ranuras de la banda de rodadura son de 1,6 mm, siendo recomendable que sea de 3 mm. Para ello, los agentes comprobueban que los indicadores de desgaste aparezcan visibles en la banda de rodadura, manteniendo la profundidad mínima legal. Asimismo, los neumáticos no deben presentar ampollas, deformaciones anormales, roturas ni otros signos de desgaste, como la aparición de cables al descubierto.

Si no se cumplen estos requisitos, los agentes denuncian al conductor con una cuantía de 200€ por neumático. Si el vehículo en cuestión es un camión de más de 7.500 kg o un autobús con tres o más neumáticos defectuosos, el conductor será denunciado también por conducción temeraria. Además, si se aprecia riesgo para la circulación, se inmovilizará el vehículo.