Tras diez años trabajando en Planes de Prevención de la generación de neumáticos fuera de uso, Signus hace balance de las principales medidas implantadas por sus empresas adheridas mediante una publicación a través de la cual pretende reconocer el compromiso del sector con la sostenibilidad y el medio ambiente, materializado en el esfuerzo necesario para garantizar el éxito de estas iniciativas que se estructuran principalmente en cuatro áreas:

  1. Alargar la vida útil de los neumáticos.
  2. Incrementar su reutilización.
  3. Facilitar el reciclado y otras formas de valorización de los neumáticos fuera de uso.
  4. Reducir el peso unitario de los neumáticos y, por tanto, la huella de carbono en su fabricación y uso.

La concienciación y la divulgación también han sido ejes centrales de la actuación de los productores de neumáticos, fomentando las buenas prácticas en la conducción, el correcto mantenimiento de los neumáticos y la importancia de circular con la presión correcta.

En línea con este objetivo de prevenir el residuo, la Comisión de Fabricantes de Neumáticos ofrece algunos consejos de mantenimiento de los neumáticos:

  • Los consumidores deben revisar periódicamente sus neumáticos, y también tienen que ser inspeccionados regularmente por especialistas, o inmediatamente si detectan cualquier daño o señales de fatiga.
  • Acudir a un especialista cuando hay un problema o cuando llegue el momento de su sustitución.
  • Un especialista en neumáticos debe realizar la comprobación para ver si un neumático pinchado debe ser desechado o si puede ser reparado con total seguridad.
  • Si un neumático presenta señales de fatiga, este neumático no debe ser utilizado. Hay muchos factores que inciden en el tiempo de vida útil de un neumático, incluyendo el tipo de vehículo, las superficies y el estilo de conducción, por lo que los conductores deben estar atentos y realizar controles periódicos.
  • Inspeccionar los daños que podría haber provocado cualquier impacto.
  • Para un mejor rendimiento, se debe instalar el mismo tipo de neumático en las cuatro ruedas y se debe observar cualquier diferencia en la presión recomendada entre las ruedas delanteras y traseras, además de vigilar las condiciones de carga.