TNU (Tratamiento Neumáticos Usados) ha presentado su memoria anual de actividad correspondiente a 2019 que resume las acciones realizadas por el Sistema Integrado de Gestión en ese año, dando así cumplimiento a la gestión de neumáticos fuera de uso. Desde el inicio de su actividad, TNU ha recogido 783.718,850 toneladas de neumáticos usados, gestión que contribuye a evitar el grave impacto que implica su abandono y degradación química en vertederos ilegales.

Del total de neumáticos fuera de uso gestionados en 2019 por TNU, el 13,23% se destinó a renovado y reutilización para un segundo uso, y el 42,81% a valorización material mediante el aprovechamiento de sus componentes (caucho, fibra textil y acero) que se recuperan para nuevos usos (losetas de seguridad y pavimentos para parques infantiles, canchas deportivas, césped artificial, techos para viviendas, aislante acústico, proyectos de obra civil, etc.). El 43,96% restante se destinó a valorización energética.

El renovado de neumáticos es la opción más ecológica, según TNU, ya que es la técnica en la que menos residuos se generan aprovechándose prácticamente el 100% de los neumáticos que se procesan. Otras de las ventajas son el ahorro ecológico y económico en petróleo, agua, ahorro energético y en emisiones de CO2.

La reutilización retrasa la entrada de los neumáticos usados en el flujo de residuos contribuyendo al modelo económico circular. Este proceso aporta beneficios a la sociedad y al medio ambiente puesto que se fomenta la utilización de neumáticos eco-responsables y se reduce el número de neumáticos nuevos necesarios, haciendo en consecuencia un menor consumo de recursos naturales y de energía necesaria para fabricarlos.