Con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente, que se celebra el 5 de junio, Tratamiento Neumáticos Usados (TNU), el sistema integrado de gestión de neumáticos fuera de uso, aboga por el reciclado de neumáticos usados por medio principalmente de su reutilización, ya que se aporta un importante ahorro ecológico a la sociedad.

TNU es un ejemplo de economía circular. Gestiona neumáticos renovados de manera sostenible, aplicando la regla básica de las 4R: Reducir, Reutilizar, Reciclar y Recuperar en un círculo continuo, sin generar desperdicios porque aprovechan el 100% de los neumáticos que procesan. Así, su sistema se contrapone con el modelo actual de adquirir, consumir y desechar. “Esta economía no es viable a corto/medio plazo porque consume grandes recursos, mucha energía y contamina el medio ambiente, en contraposición de la circular, que crea, usa, y recicla, en un círculo continuo”, destacan desde el sistema integrado.

Desde el inicio de su actividad en 2006, TNU ha recogido en España más de 699.902 toneladas de neumáticos usados, equivalente a dejar de emitir al medio ambiente más de 3.059 millones de toneladas de CO2, ahorrando más de 975 millones de litros de petróleo y dejando de consumir 81.888 millones de litros de agua. Ahorro ecológico y económico que se traduce en:

  • 45% de ahorro energético. Se necesitan 23,5 litros de petróleo para fabricar un neumático nuevo, y sólo 13,05 para uno renovado.
  • 52% de ahorro en emisiones CO2. Se emiten 63’37 kg de CO2 en el proceso de fabricación de un neumático nuevo, y sólo 30,58 kg para uno recauchutado
  • 45% de ahorro de agua. Se necesitan 1.950 litros de agua para fabricar un neumático nuevo y sólo 878 para uno renovado.