Pirelli ha renovado el acuerdo Corimav, creado en 2001 como joint venture entre Pirelli y la Universidad Milán Bicocca, con el objetivo de desarrollar alta

tecnología a partir de nuevos materiales.

La renovación del acuerdo se ha hecho pública en un evento presidido por el CEO de Pirelli, Marco Tronchetti, y la rectora de la universidad, Cristina Messa. El proyecto Corimav nació hace 15 años con el objetivo de desarrollar alta tecnología a partir de nuevos materiales, apoyando la investigación y el desarrollo que desembocaran en el registro de nuevas patentes, y promoviendo de paso carreras profesionales entre los jóvenes investigadores. El resultado ha sido una patente depositada cada año, 44 becas para esdudiantes y 36 de doctorado: todo ello en el ámbito de la investigación y los materiales avanzados e innovadores.

La primera fase del programa Corimav proporcionó becas en tres áreas principales: nano-composites, materiales, transferencia de energía (superconductividad y generación distribuida) y modelado molecular. Estas colaboraciones entre Pirelli y la universidad anticiparon hace tres años una innovadora iniciativa del gobierno italiano destinada a impulsar la creación de doctorados en investigación en colaboración con la industria.

Desde 2005, Corimav ha proporcionado becas de doctorado con el objeto de expandir la investigación y poner en marcha programas continuados y estructurados. Desde 2010, el foco se ha fijado específicamente en los neumáticos, un sector que se encuentra, lógicamente, en el corazón de Pirelli y su estrategia. Como consecuencia, el consorcio se ha convertido en un thinktank capaz de trasvasar conocimiento e ideas desde la universidad a Pirelli y viceversa.

Una de las principales fortalezas de Corimav es su capacidad de instruir a ingenieros altamente especializados en habilidades específicas, capacidades que pueden llevarlos directamente a convertirse en nuevos empleados de Pirelli dentro de su departamento de investigación y desarrollo. Por ello, no es sorprendente que tras el comienzo de la iniciativa, alrededor del 20% de los alumnos becados se han convertido en trabajadores de Pirelli.

Las actividades de investigación respaldadas por Pirelli están encaminadas al estudio de materiales no orgánicos que pueden utilizarse durante el proceso de vulcanización de los compuestos de neumáticos. La investigación para producir neumáticos cada vez más ecológicos representa el principal foco de las actividades de Corimav en los últimos años. Esto incluye uno de los proyectos más innovadores del acuerdo, todavía protegido por patente: el uso de lignina en la producción de neumáticos con bajo impacto mediambiental. La lignina es un material natural con intrínsecas propiedades antioxidantes que, alteradas por medios físicos y determinados productos químicos, puede beneficiar el rendimiento mecánico de los neumáticos, convirtiéndose en un sustituto de las materias directamente derivadas del petróleo (como el negro de humo).

Pero la filosofía verde de Corimav no se limita, en exclusiva, a la fase de producción y uso de los neumáticos, sino también al producto en sí y, en particular, al final de su vida útil. Los investigadores han descubierto un proceso de bio-desvulcanización por el que pueden utilizarse bacterias y otros agentes biológicos para tratar el neumático una vez desechado. Estudios recientes han descubierto que es posible aislar una bacteria capaz de eliminar enlaces entre el azufre y el carbono, lo que puede ayudar a la hora de tratar componentes de la goma a final de vida con la vista puesta en su reciclaje.