La calidad, entendida tanto en prestaciones como en aspecto final del neumático recauchutado, ha sido siempre el objetivo principal de Marangoni en el desarrollo de nuevos productos y soluciones. Para la compañía, “fiabilidad, durabilidad y rendimiento son requisitos indispensables para un neumático recauchutado premium”.

Cada vez más se está atendiendo a la demanda, por parte de las flotas, de un refinamiento y precisión mayores incluso en cuanto al aspecto estético del neumático. Para satisfacer dicha exigencia, Marangoni ha unido la tecnología y la innovación para el mercado italiano, perfeccionando el sistema de recauchutado integral en frío.

Para un neumático recauchutado en frío, se realiza recubriendo también los laterales con una mezcla exclusiva, haciendo que el producto sea más resistente a los choques y arrastres con un beneficio no solo de forma, sino también de sustancia química. En caso de un producto fabricado mediante la aplicación de un anillo de banda de rodamiento premoldeado Blackline, éste se une a todas las demás ventajas brindadas por la tecnología Ringtread de Marangoni: mayor kilometraje, menores consumos energéticos y máxima adherencia en cualquier condición vial.

El sistema de recauchutado de anillo combinado con el control serigráfico -transformado en un paso de elaboración estándar para todos los productos Marangoni realizados en la planta italiana de Rovereto- también garantiza la fiabilidad total del neumático recauchutado Marix, con más de cinco años de garantía. Marangoni asume este compromiso al contar con una producción que cumple con los estándares tecnológicos más altos, reconocidos internacionalmente y basada en el uso exclusivo de materias primas de calidad comprobada.

El objetivo consiste en ampliar el sistema de recauchutado integral en frío a las demás medidas y perfiles, de forma que se satisfaga las exigencias de los clientes y sus continuas demandas de neumáticos recauchutados con prestaciones cada vez más altas y estéticamente perfectos.