Cuando se produzca el levantamiento del estado de alarma, gran parte de la sociedad volverá a la actividad y pondrá en marcha de nuevo sus vehículos para desplazarse. En este sentido, la red Confortauto Hankook Masters, que durante este tiempo ha funcionado para garantizar la movilidad de los trabajadores esenciales y de aquellos ciudadanos que no pueden teletrabajar, ha preparado un protocolo de atención al público para garantizar la higiene y seguridad frente al Covid-19 antes, durante y al finalizar la visita al taller.

Con este objetivo, y de acuerdo con las últimas medidas sanitarias, Confortauto ha recomendado a sus talleres adoptar nuevas pautas relativas a la recepción de clientes, a la higienización de los automóviles y a la desinfección de las propias instalaciones.

Entre las normas generales, se aconseja la instalación de mamparas de protección, una exhaustiva limpieza de las instalaciones poniendo especial atención a las superficies y objetos más susceptibles al contacto, trabajar con mascarillas y guantes, hacer uso de gel antibacterial, llevar a cabo un constante lavado de manos con agua y jabón durante la jornada, y mantener la distancia de seguridad entre trabajadores y con los clientes con la ayuda de señalizaciones.

En cuanto al protocolo de higiene al recibir un vehículo, el primer paso es su limpieza, procediendo a la desinfección de las zonas exteriores e interiores de frecuente contacto, tales como llaves, manijas de las puertas, volante, botones eléctricos, palanca de cambios, freno de mano, panel de navegación, retrovisores, etc. El siguiente paso es la colocación de las fundas de protección en el volante del coche, en el asiento, etc, que tras la finalización del trabajo se desecharán inmediatamente.

Por último, Confortauto ha presentado a sus asociados el servicio de higienización y desinfección de los vehículos a través de máquinas generadoras de ozono, que aspiran el aire y lo transforman en ozono mediante un efecto químico llamado “efecto corona”. Este sistema permite desinfectar y esterilizar el habitáculo del automóvil, eliminando virus, bacterias, parásitos, hongos y olores, sin ser un tratamiento de esterilización nocivo para los ocupantes del vehículo.