Norauto trabaja día a día para disminuir la contaminación y minimizar el impacto medioambiental. Gracias a este esfuerzo, un total de 31 autocentros ya cuentan con la norma Aenor ISO 14001 y su objetivo es que la totalidad disponga de este certificado en 2020. Igualmente, la compañía aboga por modelos de movilidad alternativos para reducir la contaminación y desarrolla una economía circular, energética y sostenible.

Una de las grandes preocupaciones de Norauto es la reducción de su impacto ambiental, por lo que recicla la mayor parte de sus residuos como neumáticos, baterías, aceite usado, envases contaminados o filtros de aceite. La compañía consigue recuperar más del 98%. Estos materiales reciclados se pueden destinar a la creación de pavimentos de campos de juego y atletismo, césped artificial, campos de fútbol, tenis, asfalto con base de goma de neumático,… Igualmente, el ácido recuperado de baterías se emplea en la fabricación de detergentes, disolventes y abonos agrícolas y el polipropileno se reutiliza para la fabricación de nuevos monobloques para las baterías. En esta línea, el aceite reutilizado se emplea como materia prima o biocombustible.

Con el objetivo de difundir una movilidad más sostenible, Norauto promociona una conducta eco-responsable con la difusión de recomendaciones y consejos para contaminar lo menos posible al volante entre sus trabajadores y clientes. Además, aboga por modelos de movilidad alternativa como la bicicleta y el patinete eléctricos, muy presentes dentro de su catálogo de productos.

La compañía también aboga por la economía energética y sostenible. De hecho, el 85% de los autocentros en España utiliza energía verde que proviene al 100% de fuentes renovables en origen. Norauto también desarrolla la economía circular y no desecha los equipos informáticos, que son tratados para que puedan tener una segunda vida útil. Son reciclados y se donan a ONGs o entidades sociales que trabajan por el bien común, como la Fundación Anar o la Fundación Nazaret.