Continuando con la que ha venido siendo la política de la firma desde sus orígenes, Tiresur acaba de realizar una fortísima inversión en la adquisición de un nuevo terreno para la próxima construcción de sus nuevas instalaciones en Portugal, un salto importante que le permitirá adaptarse al crecimiento que está experimentando en los últimos años.

Y es que el concepto 360, sello de identidad de la compañía, también se manifiesta en su visión del crecimiento y la consolidación: invertir para crecer-crecer para invertir. Ésta ha sido la filosofía que ha permitido a Tiresur convertirse en uno de los distribuidores de neumáticos más fuertes del panorama nacional, cruzando también fronteras en un afán continuo de superación y consecución de metas cada vez más ambiciosas.

El nuevo terreno adquirido se encuentra en Alverca, a tan solo 10 minutos de Lisboa, y cuenta con más de 24.000 metros cuadrados. Ya se está trabajando en el proyecto del complejo de almacén y oficinas que en breve serán construidos, permitiendo al distribuidor una mayor capacidad de almacenamiento y unas oficinas adaptadas al creciente equipo humano con el que cuenta en Portugal. El emplazamiento ha sido cuidadosamente seleccionado para contar con las mejores conexiones a las carreteras más importantes de país, permitiendo así un servicio y logística más eficaces.

La construcción de este complejo representa una importante inversión en el país vecino, dando a Tiresur la posibilidad de crecer en todos los segmentos de producto, y muy en especial en las familias agrícolas e industrial, donde las necesidades de espacio son mucho más severas.

Está previsto que estas nuevas instalaciones estén operativas a finales del primer trimestre de 2020, y supondrán un fortísimo impulso para Tiresur Portugal.