Vipal Cauchos, uno de los mayores fabricantes de productos para el recauchutado de neumáticos en todo el planeta, busca la forma de perfeccionar la atención a los clientes en los más de 90 países donde actúa. Con ese objetivo invierte en el incremento de su modelo de negocio para atender las necesidades de sus clientes en Europa.

 

Para esto, también con el reto de desarrollar el mercado manteniendo el enfoque en la calidad de sus productos y servicio al cliente, Vipal pone en práctica un plan de acciones de relación y de comunicación con sus clientes.

La empresa lanzó este proyecto en España, donde empezó su operación en Europa en 2006 y mantiene una sucursal y uno de los cuatro centros de distribución propios en el continente. Las primeras reformadoras que participan son Manlu, de Pamplona, y Remusa, de Ávila.

Para poner este proyecto en funcionamiento, Vipal Europa contó con el apoyo del Departamento Técnico de la empresa en Brasil, además de los dueños de Manlu, Alberto Izuriaga y Juan Ruiz, y de los de Remusa, David Leiva y Enrique Leiva.

"Buscamos reforzar lo que distingue a Vipal con los clientes y el consumidor final, un producto de calidad con un servicio de excelencia", señala el Gerente General de Vipal Europa, Alessandro Campos.

Una de las acciones iniciales del proyecto fue llevar a cabo actividades de concientización dirigidas a los transportistas. Este servicio es realizado por el equipo de Vipal, que constantemente busca difundir los beneficios del recauchutado de neumáticos, tanto económicos como para el medio ambiente, además de destacar las características de los productos de Vipal, que ayudan al transportista a reducir costos y gastos con combustible.

Asimismo, el trabajo se refuerza con la estrategia de comunicar con claridad los locales donde los consumidores pueden encontrar los productos Vipal. Para esto, la empresa invierte en la renovación de la identidad visual de las fachadas de las reformadoras, empezando por Manlu y Remusa.