El jefe de Gabinete del gobierno argentino, Jorge Capitanich, confirmó recientemente que Argentina y Brasil renovarán el Pacto Automotor Común (PAC) con el objetivo de impulsar la venta de vehículos en ambos países.

La extensión del acuerdo, de cinco años de duración, aportará tranquilidad a un sector clave para el empleo calificado en Argentina. "Es un dato positivo porque tiende a generar los incentivos necesarios para la integración entre la industria argentina y la brasileña", apuntó.

Respecto al convenio, Capitanich remarcó que de cada vehículo terminado, la participación proporcional de componentes fabricadas en Argentina será mayor. "Eso implica un mayor nivel de empleo y mayor sustentabilidad desde el punto de vista automoción".

"El acuerdo es una extensión del flex y eso va a potenciar el comercio bilateral entre ambos países. El sistema es generar incentivos para el sistema de promoción", expuso seguidamente el dirigente.

Los términos del convenio fueron igualmente difundidos por el ministro de Economía de Argentina, Axel Kicillof, y su homólogo de Industria en Brasil, Mauro Borges, quienes coincidieron que "dará una gran oportunidad para un salto de calidad e iniciar exportaciones hacia terceros países".

En palabras de Kicillof, tendrá un impacto a corto plazo, debido a que aumentará el intercambio comercial entre ambos estados, al sostener que "estamos dando señales claras de previsibilidad y transparencia de políticas públicas para el sector".

Por su parte, Borges avanzó que el acuerdo favorece el flujo de comercio y la integración, porque no se trata de una falsa retórica. "Se fortalecerá la integración, pues el desafío ahora es transformar este acuerdo en más integración productiva y crear las condiciones competitivas para permitir a Argentina y Brasil exportar a terceros países".

La ministra de Industria de Argentina, Débora Giorgi, resaltó la participación del sector privado en el acuerdo y subrayó que "nos da la oportunidad de abastecer a nuestros mercados y salir al mundo".

"Tenemos que dar el salto de frontera tecnológico para tener componentes de calidad internacional y desarrollar una industria que pueda competir en el mundo", añadió la dirigente.

Giorgi admitió entonces la profunda caída en la producción automoción registrada en los últimos cinco meses. Recordemos que Argentina exporta el 60% de su producción a Brasil, país que desde principio de año redujo su compra de vehículos locales en un 31%.

Argentina estaba perdiendo presencia en el mercado automotriz brasileño, expuso, y por ello se acordó incrementar la participación argentina del 9 al 11%. El acuerdo garantizará la exportación de 130.000 vehículos más durante el próximo año.

Finalmente, el presidente de la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (Afac), Fabio Rozenblum, resaltó la importancia del acuerdo firmado entre los dos países, que dará la posibilidad de aumentar la participación nacional en la fabricación de coches, propiciando inversiones y protegiendo el trabajo argentino.