Los principales fabricantes de automóviles de Argentina se comprometieron a presentar un plan anual de exportaciones e importaciones al Gobierno, que quiere establecer un balance en el comercio exterior de vehículos y componentes con el objetivo de frenar la salida de divisas.

Durante una reunión con la ministra de Industria, Débora Giorgi, se planteó la necesidad oficial que las terminales extiendan los plazos de pagos de sus proveedores en el exterior o soliciten asistencia financiera en sus casas matrices.

"En situaciones normales, el déficit que genera la industria automoción no es un problema porque ese desequilibrio termina siendo positivo en materia de crecimiento económico, empleo y demás", aclararon fuentes empresarias.

No obstante, agregaron, en este contexto nacional e internacional, de fuga de divisas, el Gobierno plantea como necesario establecer un plan de comercio exterior para este año, donde los ingresos y las salidas de dólares estén equilibrados. El tema de precios no habría sido incluido en la agenda de temas.

Señalaron, asimismo, que el Gobierno nacional les pidió que presenten un plan anual, dividido en trimestre, con estimaciones de exportaciones e importaciones, tanto en vehículos terminados como en recambios.

En el encuentro se acordó también que desde el 13 de febrero comenzarán a armarse las mesas de integración y sustitución de importaciones, donde confluirán las los fabricantes de vehículos y componentes para debatir sobre iniciativas que permitan reemplazar una pieza importada por una nacional.