El sector automoción de Argentina está registrando una disminución en las ventas, paralización en la producción y una desocupación de la mano de obra.

De hecho, representantes de los fabricantes asociados a Adefa se reunieron con ministros del Gobierno para analizar la situación que viene atravesando el sector desde principios de año, con estrategias a adoptar a corto plazo.

Durante el encuentro se abordó principalmente las razones de la caída de las exportaciones al mercado brasileño, al tiempo que las empresas expusieron las situaciones particulares que atraviesan.

Frente a la exposición de los ministros respecto a los casos de suspensiones parciales adoptadas por algunas de las firmas, los dirigentes señalaron que se trata de una respuesta transitoria antes las mencionadas dificultades en el mercado externo, "pero que de ninguna forma corren peligro las fuentes de trabajo de ninguna compañía".

Un total de 15.000 vehículos de kilómetro cero alberga Volkswagen sin vender en la planta de General Pacheco y sus concesionarios. Por su parte, otros dos fabricantes ubicados en la provincia de Córdoba - Renault e Iveco - suspendieron más de 1.000 obreros por el freno en la actividad.

Sin embargo, la situación más alarmante la atraviesa la planta de Iveco en Ferreyra, donde la medida afecto a 600 operarios, que cobraron el 75% de sus salarios.