La presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner inauguró la ampliación de la fábrica de Pirelli en Merlo, al oeste del Gran Buenos Aires, con una inversión de 83 millones de euros. La obra, destinada principalmente a la fabricación de neumáticos radiales para camioneta, le permitirá aumentar en un 20% la producción y ahorrar importaciones por valor de 32,5 millones de euros al año. Este proyecto ha supuesto la creación de 300 puestos de trabajo en su fábrica bonaerense. La obra fue financiada en un 45% por un crédito oficial del Bicentenario y forma parte de un plan de inversiones de 450 millones de euros previsto por Pirelli para los próximos tres años. La ampliación de esta planta abastecerá los modelos de camionetas que se producen en el país: Amarok (Volkswagen), New Ranger (Ford) y New Hilux (Toyota) y permitirá elevar la producción en un 20%, llegándose a producir 7.200 cubiertas por día.

La presidenta elogió "la conducta" de Pirelli con la que se logró un acuerdo para que exportara miel que "miles y miles de familias" de apicultores no habían logrado colocar, con lo cual se le permitió a la firma italiana "un poquito más de importaciones como premio a esa conducta". "¿Vieron?, los que se portan bien, nosotros también nos portamos mejor", remarcó al defender su política de sustitución de importaciones, que ha sido motivo de críticas por proteccionismo.

"Yo creo que tenemos que entender que la colaboración y la ayuda tiene que ser mutua, vos me ayudás y yo te ayudo y así entre los dos sacamos las cosas adelante", puntualizó. Estas declaraciones marcan el camino que "propone" el gobierno argentino para la realización de negocios con ese país.

La señora Kirchner sostuvo, refiriéndose a Pirelli, que "comprendió esta realidad desde un primer momento", porque "cuando las cosas van cambiando hay que acompañar esos cambios, defender las políticas que nos llevaron al crecimiento ante un mundo de gran competencia comercial" en el que "los argentinos tenemos que tener mucha racionalidad y organización nacional".

Pirelli anunció la construcción de una planta que se levantará en la ciudad de Zarate, con una inversión de 375 millones de euros y la creación de 1.200 puestos de trabajo.

Pirelli está instalada en Argentina desde hace más de 100 años y es una de los tres fabricantes de neumáticos del país (junto a Fate y Bridgestone Firestone), con una participación del 31% del mercado. En 2011 facturó más de 360 millones de dólares, exportó por 82 millones de dólares, e incrementó un 20% su producción. Actualmente emplea a 1.200 personas.