El ministro de Economía de Argentina, Axel Kicillof, señaló recientemente que hubo "avances sustanciales" respecto de las negociaciones sobre el pacto en el sector automoción con Brasil, aunque todavía no se concretó un acuerdo.

 

En el convenio, que vence a finales de junio, se estableció que por cada divisa que se exporte al mercado brasileño en concepto de vehículo, el país vecino podrá colocar un dólar y medio en la Argentina. En aquel momento se comprometieron a iniciar negociaciones para la firma de un acuerdo que deber regir desde el primero de julio de 2015 hasta el 2020.

Para los empresarios argentinos de la Asociación de Fabricas de Automotores (Adefa), "el comportamiento que viene registrando Brasil, principal socio comercial, que representa 50% de nuestra producción, sigue impactando en los principales pilares de la industria".

No en vano, el sector automoción vive una fase de contracción severa en Brasil, con suspensiones de personal y una caída de ventas y producción que proyecta extenderse hasta junio, indica la Asociación de fabricantes Anfavea.

Durante el primer cuatrimestre, Brasil fabricó 881.770 vehículos, un 17,5% menos que en el mismo período de 2014, mientras que las ventas cayeron 19,2%, alcanzando la cifra de 893.630 unidades.

Las consecuencias pronto se hicieron sentir en Argentina, pues la industria automoción cerró el primer trimestre con un retroceso del16,3%, acumulando 21 meses consecutivos de caída, en gran parte por la constante bajada de exportaciones a Brasil.