La Asociación Nacional de Fabricantes de Vehículos Automotores (Anfavea) de Brasil entregó en Sao Paulo al ministro de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior, Fernando Pimentel, sus programas de incentivos a las exportaciones, que tienen el propósito de retomar las cifras récord de 2005 y doblar las actuales ventas foráneas.

El programa principal, 'Exportar-Auto', reúne un conjunto de medidas con las que el sector quiere llegar, en 2017, a la exportación de un millón de unidades, un poco más las 970.000 de 2005, cuando se estableció un récord, y casi el doble de las 550.000 con las que se espera cerrar 2013.

La iniciativa, con beneficios tributarios, de acceso al crédito, simplificación aduanera e inversiones para infraestructura y logística, incluye también la propuesta de incentivos a la fabricación de maquinaria agrícola, que en 2017, si se concretan las medidas, puede llegar a las 40.000 unidades exportadas.

El presidente de Anfavea, Luiz Moan Yabiku Júnior, destacó que las dos propuestas "son fruto del continuo desafío de la industria automotriz, con el propósito de promover la competitividad brasileña".

Yabiku Júnior recordó que las proyecciones tienen en cuenta la aplicación de los incentivos y las inversiones anunciadas hasta 2017 por las empresas, que alcanzan los 75.000 millones de reales (unos 32.608 millones de dólares).
En 2005, cuando se obtuvo el récord de exportaciones, la balanza comercial del sector fue positiva en 9.000 millones de dólares, mientras que en 2012, con unas ventas exteriores de 486.000 unidades, el saldo resultó negativo: 10.000 millones de dólares.