ContiTech, tras la adquisición a mediados de enero del fabricante local Taizhou Fuju, confirma su intención de continuar con la expansión de la firma en China.

Hasta la fecha, Taizhou Fuju, fundada en 1993, se ha dedicado principalmente a la fabricación de correas de transmisión para la posventa automoción y la industria en general.

En el futuro, ContiTech hará uso de un nuevo complejo de producción de 33.000 m2, de reciente inauguración y equipado con alta tecnología. La planta está ubicada en Sanmen, en la provincia de Zhejiang, al sur de Shanghai.

"Esta adquisición nos permite alcanzar un mayor crecimiento superior a la media en China", remarcó Heinz- Gerhard Wente , miembro del Consejo Ejecutivo de Continental y jefe de la división ContiTech.

El dirigente vaticinó que en un corto plazo de tiempo estaremos ampliando nuestra capacidad de producción en China y en el fortalecimiento de nuestra unidad de negocio de la correa de transmisión.

No en vano, a partir de la primavera de 2014 ContiTech fabricará principalmente correas trapezoidales y acanaladas para el mercado automotriz OEM, el de accesorios del automóvil y la industria en general.

Señalar que la nueva planta está a sólo 50 km. de la de ContiTech en Ninghai, donde se fabrican los cinturones para la automoción y la industria en general. "La proximidad de los dos centros de producción crea sinergias", añade Konrad Müller, jefe de la unidad de negocio ContiTech Power Transmission Group.

Müller quiso entonces matizar seguidamente otro de los beneficios de la adquisición, pues todo lo que producimos en la nueva sede será igualmente fabricado en estricta conformidad con las normas de calidad ContiTech. "En el futuro vamos a ser capaces de garantizar a nuestros clientes en China una entrega más rápida de una gama amplia de productos", agregó.