El fabricante alemán de neumáticos y componentes para automóviles Continental ha adquirido un terreno de 7.600 metros cuadrados en Changshu (China) que servirá para incrementar su capacidad de producción local de frenos de aparcamiento eléctricos, informó la empresa, que realizará una inversión total de 36 millones de euros en este proyecto.

En palabras de los responsables de la firma alemana, esta inversión no sólo responde al fuerte crecimiento del negocio local, sino que también demuestra el compromiso de la compañía con China para el crecimiento futuro. Continental explicó que este proyecto busca ampliar la factoría que posee en Changshu, con el fin de introducir una nueva línea de frenos electrónicos de estacionamiento. La firma indicó que en 2014 este centro suministrará dichos componentes a fabricantes japoneses y chinos.