Los cuatro principales fabricantes de vehículos de Japón (Toyota, Nissan Motor, Honda Motor y Mitsubishi) anuncian que promoverán de manera conjunta la instalación de 8.000 puntos de recarga de coches eléctricos, para ayudar a incrementar el interés de estos modelos entre los clientes.

Los productores instalarán cargadores para los vehículos eléctricos, así como enchufes para modelos híbridos con lo que se pretende lograr una red amplia de recarga.

El plan consiste en construir alrededor de 8.000 unidades normales de carga en lugares como centros comerciales y restaurantes, y unas 4.000 cargadores rápidos en gasolineras y áreas de descanso de autopistas.

Señalar que en Japón hay actualmente unos 1.700 cargadores rápidos y alrededor de 3.000 cargadores normales para los vehículos eléctricos. Este tipo de automóviles no han resultado tan populares en el país nipón como esperaban los fabricantes, en parte por la falta de lugares de recarga.