Alrededor del 55% de los repuestos de automóvil que se emplean en México son importados, principalmente de Asia, expuso el presidente de la Asociación de Representantes, Importadores y Distribuidores de Refacciones y Accesorios para Automóvil, José Luis Muñiz Soler.

El dirigente, que lamenta esta situación, admitió que la producción nacional sólo es capaz de atender 45%, "por lo que es imposible detener las importaciones asiáticas, a menos que se fabriquen más de estos productos en México".

 

En este sentido, mencionó que el parque de vehículos está compuesto por 30 millones de unidades, de los que el 30% corresponde a modelos recientes; mientras que la edad de las unidades ligeras es de 12 años.

Según datos facilitados por Muñiz Soler, de la cifra de recambios para automoción que se comercializa en el país, entre 60-80% tiene como origen China o Taiwán.

"Las necesidades de nuestro mercado se han diversificado de tal manera que hoy tenemos 100.000 códigos diferentes. Para poder abastecernos de la mayoría de estos renglones, la única manera es recurrir al único país que ha desarrollado estas aplicaciones, que es China", subrayó.

Reconoció también que los componentes chinos, al igual que la mayor parte de sus productos, tienen la fama de ser mala calidad, por lo que se fabrican con diferentes niveles. China, de hecho, maneja cinco niveles de calidad, por lo que es posible encontrar en el mercado productos muy baratos y poco durables, así como otros que cumplen con elevadas exigencias.

Ante este panorama, Muñiz Soler enfatizó que el tema de la calidad con los repuestos de automóvil chinos ya no es cuestión que preocupe al sector. Sin embargo, el precio sí que genera una atención especial, pues tienen una tendencia al alza.