El presidente de la República de México, Enrique Peña Nieto, tiene previsto anunciar la instalación de una nueva planta de neumáticos de Goodyear en la ciudad de San Luis Potosí, en la que la empresa estadounidense invertirá 550 millones de dólares (unos 506 mllones de euros) y en la que se proyectan crear mil empleos directos.

 

El proyecto de Goodyear se da en un escenario en el que México ha emergido como una potencia el el sector automoción. El país azteca, recordemos, es el séptimo productor mundial de vehículos y el cuarto con más exportaciones.

La nueva planta, que comenzaría a operar en 2017, produciría llantas, principalmente para el mercado local.