La industria automoción mexicana registró sendos récords en los primeros cuatro meses del año tanto en producción (5,8%) como en exportación (8,7%) de vehículos ligeros respecto al mismo periodo de 2013.

Así, de enero a abril, los fabricantes produjeron 1,02 millones de vehículos, de los que "el 82,9% corresponde a unidades destinadas al mercado externo, mientras el 17,1% restante lo es para el nacional".

En este mismo periodo se exportaron un total de 808.532 vehículos, de los que el 70,6% se destinaron a Estados Unidos, el 10,6% a Latinoamérica, el 9,8% a Canadá y el resto a otras zonas del mundo.

Remarcar, por otra parte, que frente al dinamismo de la producción y la exportación, las ventas en el mercado nacional continúan estancadas, pues en los primeros cuatro meses se comercializaron 327.989 coches, con un ligero descenso del 0,8%.

De igual forma, analistas del Deutsche Bank estiman que la industria automoción de México podría llegar a contribuir entre el 4-5% del Producto Interior Bruto (PIB) en los próximos dos años.

Los expertos consideran al respecto que el respaldo provendrá de los flujos de Inversión Extranjera Directa (IED) que proceden de este tipo de empresas, para aprovechar acuerdos comerciales como el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

En 2013, el sector automoción aportó 429.505 millones de pesos (24,30 millones de euros) a la economía nacional, que podría aumentar a 692.750 millones de pesos (39,19 millones de euros) en 2015, lo que significaría un aumento del 61%.

No en vano, la balanza comercial automoción alcanzó una cifra histórica en el primer trimestre de 2014, con un superávit de 9.546 millones de dólares (7,04 millones de euros), impulsada por un incremento del 7,1% en las exportaciones.