Los concesionarios peruanos vivieron un mal año en 2014, después que la venta de vehículos nuevos se contrajese un 4,8% respecto a lo registrado un ejercicio anterior. Según datos de la Asociación Automotriz del Perú (AAP), el año pasado se vendieron 183.913 vehículos nuevos en el Perú.

 

Las categorías más golpeadas fueron la de camiones y tracto camiones, que cayeron de 30% y 22%, respectivamente. Este fuerte descenso se produjo como consecuencia de la reducción de la inversión privada, producto de la desaceleración económica que viene sufriendo el país.

Señalar que en el segmento de vehículos ligeros la caída se vio amortiguada por la recuperación de las ventas en noviembre, fecha en la que se realizó el Motorshow. En ese mes se alcanzó la cifra récord de 14.965 unidades, un 18,6% respecto a noviembre de 2013.

Por otra parte, un informe sobre la situación automoción del Perú, elaborado por BBVA Research, indica que durante el 2014 el financiamiento vehicular se ha desacelerado y la morosidad de éste se incrementó, aunque apunta como un hecho positivo que, en general, los créditos vehiculares han comenzado a no depender del dolar.

Se trata de un hecho determinante debido a que el 20% de coches nuevos son adquiridos mediante algún tipo de financiamiento.