El ministro para el Transporte Terrestre, Haiman El Troudi, encabezó hace escasos días una reunión con empresarios del sector del automóvil, autopartes y transportistas para garantizar la viabilidad del sector, el comercio justo y evitar las especulaciones.

Durante la reunión también se debatió sobre la necesidad de dar un impulso al sector, con el apoyo y respaldo de la adquisición de dólares en las subastas que convoca el banco Central de Venezuela a través del Sistema Complementario de Administración de Dividas (Sicad).

En Venezuela existe un control de cambio, impuesto desde el año 2003: el motivo de fue la preocupación del gobierno en la fuga de capitales. Desde ese momento, aquellas personas o empresas que desean obtener capital extranjero deben cumplir una serie de requisitos que son, en ocasiones, algo rigurosos.

José Luis Hernández, presidente de Favenpa, asociación que agrupa a los fabricantes de recambios, indicó que el exhorto del ministro fue respondido el mismo día, logrando una reducción del 30%. "El mecanismo para producir más es trabajar en conjunto con el gobierno y buscar soluciones", apuntó.

Por su parte, el vicepresidente de la Cámara Nacional de Comercio de Autopartes (recambios), José Cinnirella, recordó que cada grupo afiliado tiene una estructura de costo diferente: los importadores tienen su estructura, los importadores mayoristas otras, los detales otra,...

"Hemos consultado con la mayoría de ellos y algunos están bastantes dispuestos a trabajar dentro de los parámetros que el ministro sugirió. Ya la semana que viene tendremos una idea más concreta de los ajustes que podemos hacer", desveló seguidamente.

Al parecer, el efecto tras esta reunión ha sido inmediato, ya que la novena subasta del Sicad, convocada por el Banco Central de Venezuela el 18 de noviembre, permitió que empresas de los sectores automotriz, editorial, eléctrico y electrónico, entre otras, obtuvieran acceso a recursos financieros en moneda extranjera.