Agustín García, presidente de la Asociación Española de Renting (AER), da su opinión sobre la fiscalidad el automóvil en España en una entrevista concedida al Observatorio del Vehículo de Empresa CVO, promovido por Arval. Es uno de los temas en los que el CVO ha querido profundizar, a través del foro “Perfilando la nueva fiscalidad del automóvil”, y de una serie de entrevistas en las que representantes de diversos sectores de la industria responden a las mismas tres preguntas.

Respecto a los problemas de la fiscalidad en España, Agustín García cree que la fiscalidad en nuestro país es alta. “En consecuencia, si hemos manifestado que un vehículo que hace 30.000 kilómetros al año el coste de uso, la imposición por el uso, es del orden del 30%. Entendemos que está suficiente e, incluso, demasiado gravada. Entonces lo que nosotros demandamos es que se mantenga y que, en ningún caso, suba. Que incluso se reduzca, sobre todo para los vehículos más eficientes”.

“Desde el punto de vista de vehículos de empresa ya hubo una reforma en el año 2015, en el sentido de que tributan menos como remuneración en especie en función de la eficiencia del vehículo y de lo respetuosos que sean con el medio ambiente”, añade el presidente de AER, quien propone seguir “en la dirección de que el vehículo cuanto más respetuoso, en nuestro caso el vehículo de empresa, tenga una tributación inferior”.

También señala Agustín García que más del 25% de los vehículos de renting son de fabricación nacional, aproximadamente tres puntos más que el resto de vehículos que se matriculan. “Los de renting se renuevan cada cuatro años, con lo cual quiere decir que influimos en la matriculación en la adquisición de vehículos cada cuatro años, cuando la media del parque automovilístico español es de doce años”.

“En consecuencia, estamos facilitando la renovación del parque y estamos contribuyendo a que se fabriquen más coches en España y se vendan más coches”, lo que, según el responsable, favorece a que se pague más IVA. “No es que nosotros seamos partidarios porque defiendo a mi sector, sino que creo que a la economía española le interesa. Y si incluimos el particular con alguna ventaja fiscal, de tal forma que renueve el vehículo con más frecuencia sea renting o no, creo que son aspectos positivos para la economía española y para la industria de automoción”.