La temporada alta de turismo provoca que el alquiler de coches incremente sus precios de forma generalizada, llegando casi a duplicar el coste del resto del año. Así se desprende del análisis sobre el alquiler de coches en España realizado por Rastreator.com, que ya dispone de más de diez servicios de comparación en el sector viajes.

Según Feneval, la previsión del sector estima un incremento de entre un 5% y un 10% en su cifra de negocio respecto a 2016. El coste medio por alquilar un coche varía sustancialmente en función del destino, el modelo y categoría del coche o la fecha en la que se va a utilizar, entre otros factores. Teniendo en cuenta ésto y todas las categorías de coches disponibles, según datos del comparador, el precio medio del alquiler de coches en España es de 90 euros al día.

Pero, a partir del mes de mayo, los precios comienzan a subir progresivamente, coincidiendo con el inicio del verano y el consiguiente aumento de la demanda de coches de alquiler, que alcanza su punto álgido en agosto. Este mes se sitúa como en el que más caro resulta alquilar un coche, con una media de 175 euros al día, lo que supone un 94,4% más que el resto del año.

Junto a estos factores, el precio de alquiler también varía en función de la antelación de la reserva, que, según el análisis de Rastreator.com, la media con la que reservan coches de alquiler los usuarios del comparador es de 17 días. En cuanto a la nacionalidad de los clientes, los españoles, británicos y franceses son los que más alquilan coches en España, y la duración media del 80% de las reservas es de seis días.

Por su parte, los sitios más habituales son los aeropuertos y los destinos más populares, como Madrid, Menorca, Palma de Mallorca, Ibiza y Barcelona. Además, el tipo de coche que más se busca son los de tipo 'economy', como el Ford Fiesta, que acumulan el 35% de las tarificaciones del comparador, seguidos por lo de tipo mini (27%), como el Ford Ka, y los de tipo compacto (20%), como el Ford Focus.