Audi se convierte en el primer fabricante de automóviles del mundo que recibe una certificación por parte de la Aluminium Stewardship Initiative (ASI). Con la certificación Performance Standard, la ASI confirma que Audi cumple con los requerimientos de esta organización para la utilización industrial del aluminio, así como para el diseño y la fabricación sostenible de componentes de aluminio para el bastidor de la batería del Audi e-tron.

El aluminio es un material importante en un automóvil, pero su producción requiere una gran cantidad de energía. Audi presta una atención especial a la sostenibilidad y a la gestión de los materiales utilizados durante el proceso de producción de un automóvil. “Audi representa la sostenibilidad a lo largo de toda la cadena de suministro”, comenta Bernd Martens, responsable de Compras e IT. “La Aluminium Stewardship Initiative aporta transparencia con su nuevo programa de certificación”.

Martens explica que la batería, como un componente importante del nuevo Audi e-tron eléctrico, era sólo el comienzo, y que Audi iría adoptando gradualmente sus propios procesos de desarrollo, adquisición y producción auditados para la mayor cantidad posible de componentes de aluminio en las fábricas de la compañía en todo el mundo. Además, el fabricante garantizará la sostenibilidad a largo plazo por medio de socios y proveedores certificados por la ASI a lo largo de sus respectivas cadenas de suministro.

Audi ha estado involucrada en la iniciativa para el aluminio sostenible ASI desde principios de 2013. Recientemente, la ASI ha desarrollado y puesto en marcha sus estándares globales de sostenibilidad, incluyendo criterios medioambientales, sociales y legislativos que se aplican a todas las fases del proceso, desde la extracción de la materia prima, la bauxita, hasta el procesamiento, la producción y el reciclaje. Los criterios requieren, por ejemplo, que cuando diseñe sus productos, una compañía aplique los procesos de forma que se conserven los recursos, prepare un análisis holístico del ciclo de vida y tenga en cuenta la idoneidad para la posterior reparación y el reciclaje.