Apple podría estar investigando cómo cargar vehículos eléctricos, iniciando por ello conversaciones con empresas que fabrican estaciones de carga, además de contratar ingenieros.

La marca de la manzana está afrontando, en este sentido, el mayor inconveniente de los vehículos eléctricos: la carga de sus baterías.

No en vano, la falta de estaciones públicas de carga y las horas que se necesitan para recargar el automóvil podrían ser una oportunidad para Apple, cuyos diseños simples han transformado a los electrónicos de consumo.

El Wall Steet Journal, recordemos, publicó hace unos meses que Apple estaba estudiando la fabricación un vehículo eléctrico de conducción autónoma, en momentos en que la compañía busca nuevas fuentes de ingresos ante un mercado en maduración para su teléfono iPhone.