El Gobierno argentino prepara una nueva ley para promover el desarrollo sustentable del sector automoción, dar impulso a los proveedores locales y fomentar su integración a nivel nacional.

El objetivo, en este sentido, es generar más puestos de trabajo, en un momento en el que la economía argentina atraviesa una difícil transición tras el cambio de Gobierno.

El proyecto incluye los distintos eslabones de la cadena de producción y tiene “como incentivo principal un bono electrónico de crédito fiscal para el pago de impuestos nacionales por un monto proporcional al valor de compra de componentes locales”.

Por cada punto de incremento en la integración industrial nacional, el beneficio aumentará 0,6 puntos.

Tenemos que trabajar juntos de forma rápida y enérgica para concretar este proyecto y lograr que la integración de recambios nacionales sea un hecho y no una expresión de deseo, como ha sido hasta ahora. Así el sector será más competitivo”, expresó Francisco Cabrera, ministro de Industria.

La iniciativa abarca la producción de automóviles, utilitarios, camiones, chasis con y sin cabina y ómnibus. Asimismo, podrán presentar proyectos los fabricantes de motores y cajas de transmisión, entre otros elementos.