Comienza el mal tiempo, lluvias, nieblas, bajadas de temperaturas y Atarvez recuerda la importancia de revisar los vehículos durante todo el año, pero quiere incidir en algunos de los elementos que pueden haberse deteriorado en los últimos meses previos a la llegada del otoño:

  • Neumáticos. Su agarre es muy importante, especialmente cuando aparece la lluvia. Si la profundidad de su dibujo es menor de 3mm, se deben cambiar. Si es inferior a 1,6mm, es obligatorio que se sustituyan para no exponerse a un accidente. Tampoco hay que olvidar el estado exterior ni la fecha de fabricación ni su presión que puede variar tras los calores del verano.
  • Luneta térmica trasera. Que no se haya utilizado desde el invierno pasado no quiere decir que funcione. Hay que intentar probarla en un lugar en el que haga más frío fuera que dentro del vehículo para que se forme vaho. En caso de anomalías, se recomienda acudir al taller de confianza para solucionarlo.
  • Sistema limpiaparabrisas. Siempre es importante circular con este sistema en buen estado ya que una tormenta inoportuna, nos puede sorprender en cualquier momento. El paso del verano y los impactos de los insectos, suelen hacer estragos en él. Durante el otoño, es más probable la aparición de las lluvias, por tanto es fundamental comprobar el funcionamiento tanto de las escobillas como asegurarse que se dispone de suficiente líquido lavaparabrisas y, que éste, se distribuye uniforme por la luna con un resultado óptimo.
  • Alumbrado. Las horas de sol se acortan y la calidad de luz natural disminuye por las nubes o tormentas. El mal tiempo afectará a nuestra visibilidad y a la del resto de usuarios de la vía. Se hará un uso intensivo del sistema de alumbrado del vehículo en los próximos meses, así que es muy recomendable comprobar el alumbrado completo: luces de carretera, cruce, posición, freno, marcha atrás y los intermitentes. Además la incorporación desde hace unos años de los materiales plásticos ha llevado a que, algunos faros, se deterioren de forma prematura debido a los rayos UV, por lo que será necesario restaurarlos si pierden calidad. Igualmente comprobaremos la tonalidad de algunas lámparas de señalización como intermitentes o posición, ya que pierden la coloración del barniz y pueden dar una luz que no corresponde. Recordar que también podremos encontrarnos con algún banco de niebla, por lo que debemos comprobar dicho alumbrado.
  • Climatización. En estos días comenzaremos a utilizar este elemento en el modo de calefacción, por lo cual, se debe revisar su perfecto funcionamiento así como del aire acondicionado que, será nuestro principal aliado, para desempañar el parabrisas de forma rápida.
  • Batería. Si se observa algo sospechoso en los bornes o la batería tiene más de cinco años, conviene pasar por su taller de confianza a revisar su estado. Hoy en día las baterías no avisan al conductor pero, la mayoría de los talleres, disponen de sistemas de comprobación muy fiables que evitaran atrasos en nuestra rutina diaria o que nos deje tirado el coche en el momento más inoportuno.
  • Niveles. Aceite de motor, refrigerante, frenos y, como se ha mencionado anteriormente, lavaparabrisas. Todos deben encontrarse en buen estado y al nivel necesario. La calidad y el índice de protección ante congelaciones suele ser el gran olvidado.