Los sensores micro-mecánicos (MEMS) son, en la actualidad, indispensables en los coches y los smartphones, pues se caracterizan por ser más inteligentes, compactos y eficientes. Mediante la ayuda de los sensores MEMS se pueden conectar cada vez  más cosas en red.

De hecho, en el llamado "internet de las cosas" todos los dispositivos se pueden conectar entre sí, incluyendo cosas que nunca antes habían llevado nada electrónico como puertas o ventanas, lo que significa mayor confort, seguridad y eficiencia energética.

Bosch ofrece sensores para diferentes aplicaciones en los campos de la electrónica de automoción y de consumo. Así, los sensores MEMS miden la presión, la aceleración, los movimientos de rotación, de flujo de masa o el campo magnético terrestre, por lo que se han convertido en órganos sensoriales de los automóviles y de los smartphones.

Desde 1995, Bosch está produciendo grandes cantidades de sensores para vehículos. Por ejemplo, un sensor de velocidad de giro, que registra el movimiento de rotación del vehículo alrededor de su eje vertical, configura el corazón del Programa Electrónico de Estabilidad, ESP.

En un automóvil actual se pueden encontrar hasta 50 sensores MEMS. Gracias al sensor de aceleración de Bosch Sensortec, un smartphone o tableta sabe en qué posición se está manejando y ajusta la orientación de la pantalla automáticamente.

Asimismo, diminutos micrófonos MEMS de la empresa Bosch Akustica, una filial del Grupo Bosch, detecta los sonidos y el lenguaje. A día de hoy, uno de cada dos smartphones en todo el mundo utiliza sensores fabricados por Bosch.

Desde el inicio de la producción, Bosch ha fabricado ya más de 4.000 millones de sensores MEMS. Sólo en 2013, alrededor de mil millones salieron de la moderna fábrica de semiconductores de Reutlingen (Alemania), lo que equivale a tres millones de unidades al día.

"Bosch es el único proveedor mundial que fabrica diversos tipos de sensores para numerosas aplicaciones diferentes. En total, cuenta con más de 1.000 patentes registradas y solicitadas en el campo de la tecnología MEMS, lo que nos asegura mantenernos a la cabeza de nuestra capacidad de innovación", considera Klaus Meder, presidente de la división Automotive Electronics de Bosch.