Bosch Automotive exhibirá durante el próximo Salón IAA 2013, que tendrá lugar en Frankfurt (Alemania) del 14 al 22 de septiembre, un sinfín de novedades en el segmento de alta tecnología, como el eClutch, que permite que los conductores de un vehículo con cambio manual puedan arrancar el coche en un atasco sin tener que pisar el embrague, pues las funciones del embrague se regulan electrónicamente. De esa manera, se cierra el vacío existente entre los automóviles con cambio automático y manual.

Asimismo, el eClutch posibilita realizar la función de conducción "a vela", que ayuda a ahorrar mucho combustible. El embrague independiza, sin que el conductor tenga que intervenir, el motor y el mecanismo de transmisión, cuando el conductor no acelera. En ese momento, el motor se apaga, con lo que el consumo total de combustible se reduce una media del 10%.

Por su parte, el iBooster es un servofreno con control electrónico: no requiere una presión baja del motor de combustión y se mantiene activo, incluso, cuando el coche funciona con el motor eléctrico.

La autonomía eléctrica aumenta con el iBooster, en función del diseño del vehículo, hasta en un 20%. Además, genera la presión de frenado tres veces más rápido que un servofreno convencional. Esto puede reducir la distancia de frenada en 1,5 metros, conduciendo a 30 km/h. La frenada automática de emergencia, unida a la eficacia del ESP, puede evitar la tercera parte de los atropellos frontales a peatones.

Mediante el horizonte electrónico, Bosch amplía las conocidas prestaciones del Start/Stop con un sistema de parada por inercia y de asistente para el modo conducción "a vela", a través de un navegador que ofrece una previsión sobre la proximidad y el radio de las curvas o señales de entrada en poblaciones.

Se trata de una interconexión de los sistemas que, en carreteras nacionales, puede ahorrar hasta un 15% de combustible en servicio real. Eso no sólo significa una reducción de los costes de combustible, sino también una reducción de las emisiones de dióxido de carbono.

Bosch, gracias al Boost Recuperation System, hace posible el acceso a la hibridación de los automóviles del segmento medio. Su componente principal, un alternador con mayor tensión eléctrica, constituye, al mismo tiempo, la base para las potentes redes de a bordo de 48 V.

Las principales ventajas estriban en que el sistema permite el modo de conducción "a vela" para reducir el consumo de combustible y, gracias a su mayor potencia, aprovecha mejor la frenada regenerativa que los alternadores convencionales. La reducción del consumo de combustible alcanzada con este sistema se cifra en hasta un 7%.

La firma alemana también ha desarrollado, para General Motors, el Sistema de Entretenimiento CUE, un sistema de información al conductor que se puede regular mediante entradas de voz con la misma libertad como si hablara con su copiloto. Este sistema se estrena en un nuevo modelo de Cadillac.

Finalmente, en 2014 Bosch empezará a fabricar en serie la videocámara estéreo con visión espacial. De esa manera, para la protección de peatones sólo se requerirá la incorporación de un sensor para la frenada automática de emergencia. Será una gran ayuda cuando los niños están jugando y cruzan repentinamente la calle.