TallerescaenEl presente ejercicio vuelve a ser un año complicado para los talleres de automóviles de nuestro país: la caída de la demanda durante los siete primeros meses del año se cuantifica en torno al 4 % en relación a las mismas fechas de 2.010, “un curso que ya resultó bastante negativo para las empresas del sector”.

Sin embargo, la positiva evolución desde mediados de junio a finales de julio, fechas tradicionalmente favorables por la incidencia de las revisiones prevacacionales, ha logrado mitigar en parte la caída acumulada entre enero y mayo (alrededor de un 5,5 %)...

Son datos facilitados por Conepa, la Federación Española de Empresarios Profesionales de Automoción.

A lo largo de los primeros siete meses del año, la asociación calcula que se han producido cerca de 1.000 cierres y cambios de titularidad por razones económicas. Asimismo, Conepa estima que otro millar de empresas se encuentran en inminente peligro.

En términos de empleo, según información procedente del Instituto Nacional de Estadística, entre enero y mayo se perdió un 1,5 % de ocupados, acumulando una pérdida del 2,4 % si tomamos como referencia mayo de 2.010.

Por tamaño, Conepa destaca las especiales dificultades que sufren los talleres grandes, normalmente concesionarios. La federación incide también en los graves efectos de una crisis tan larga en las pequeñas compañías, “la mayoría negocios familiares a los que ya se les están acabando las reservas”, argumenta Víctor Rivera, secretario general.