La Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de La Laguna mandó el cierre de un taller ilegal de chapa y pintura en la localidad lagunera de Tejina. Los técnicos de este departamento decretaron el cierre forzoso de la actividad y han abierto un expediente por el mismo motivo.

Los 13 vecinos del edificio Zimaju, en la calle Palermo, llevaban meses luchando por conseguir que se cierre un taller que, además de ser ilegal y no contar con ninguna de las medidas de seguridad exigidas, ocasiona ruidos y molestias constantes.

“Cuando se construyó el edificio ese salón fue usado como garaje durante un tiempo. Unos años después, el propietario terminó con los alquileres de las plazas y lo cerró”, rememora uno de los afectados.

Hace unos nueve meses, los vecinos empezaron a notar ruidos de maquinarias y movimiento en el salón y descubrieron que estaba siendo usado como taller. “Trabajan a partir de las 18 horas, hasta las 22 horas, con unos ruidos enormes. Además, todos los gases y humos se cuelan hacia las viviendas por el patio interior”, indica el vecino.

La situación llevó a la comunidad de vecinos a denunciar la situación tanto ante la Gerencia de Urbanismo como en la Policía Ecológica. “Las condiciones del inmueble no están adaptadas para esta actividad ni ha sido permitida por la comunidad”, recoge una de esas denuncias.

Tras recibir las denuncias, la Gerencia de Urbanismo ordenó la apertura de un expediente. Lo primero que se hizo fue encargar a los técnicos del departamento que realizan una visita de comprobación.

Fue en enero de este año y, tras verificar que las quejas vecinales eran ciertas, se abrió un expediente por actividad clandestina y se ordenó su clausura.