El impacto de los ataques en un coche inteligente tiene consecuencias de largo alcance en términos de seguridad, mientras que el coste de la seguridad informática se está convirtiendo en un problema para los fabricantes de automóviles. El riesgo para el conductor, pasajeros y otros usuarios hace que sea una cuestión de interés, tanto europeo como para cada uno de los Estados Miembros.

La Agencia Europea de Redes y Seguridad de la Información (Enisa) ha publicado un estudio sobre “La seguridad cibernética y adaptación a los coches inteligentes, que identifica las buenas prácticas para garantizar la seguridad frente a las ciberamenazas. Este informe enumera los activos sensibles presentes en los coches inteligentes, así como las correspondientes amenazas, riesgos, escenarios de ataque, factores de mitigación y las posibles medidas de seguridad a implementar.

El estudio sugiere algunas recomendaciones para aumentar la seguridad cibernética en Europa, como mejorar el intercambio de información entre los actores de la industria, lograr un consenso sobre las normas técnicas de buenas prácticas y aclarar la responsabilidad de seguridad cibernética entre los actores de la industria.

El trabajo futuro de la Enisa en este campo apunta a mejorar la seguridad y adaptación del transporte por carretera en Europa, junto con todas las partes interesadas y los principales organismos pertinentes. En el contexto de la Directiva NIS y la movilidad inteligente, la Agencia Europea pretende ayudar a los Estados miembros y la Comisión Europea con su experiencia y asesoramiento, así como desarrollar y facilitar el intercambio de buenas prácticas, con el objetivo final de permitir un mayor nivel de seguridad para la infraestructura europea de transporte por carretera.